9 mar. 2015

Periplo

Comenzaste a huir de ti mismo el día señalado. Saliste del hogar y echaste a andar calle abajo. Durante diez o quince años anduviste calle abajo. Luego, transformado ya en pensador o en héroe, doblaste aquella y esa otra esquina. Y seguiste andando hasta olvidar definitivamente el punto de partida.

Hoy, más pendiente del sol que de tus pasos, viste a alguien sonriendo desde la multitud. Alguien que no podía ser sino tú mismo.

No pudiste sino acercarte a saludar. Y de pronto, tú otra vez.

Alegría, muchísima alegría. Dios sabe que siempre fuiste odioso y triste. Te fuiste por eso mismo. Pero eso no revoca tu derecho a extrañar lo más simple de tu propia fuerza.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sí y caminando por el oeste encontraste tu cuarto de hora gloria y sonreiste a carcajadas efímeras.
Goyo.