4 ene. 2015

Vox Populi

Criticar ante alguien a un tercero que ese alguien no conoce. Trabarte de lo lindo. Cerrar la conversación demonizando al tercero. Salir a tomar café. Pasarte una hora pensando que algo fallaba en la conversación... No entender a tus años exactamente qué.


***
  

Leer en el muro de un contacto de facebook una discusión sobre la perpetua crítica a la juventud. Ponerme del lado del contacto. Leer como todo el mundo le salta al cuello con aquello de: de mi generación decían lo mismo, y ahora somos de lo mejorcito.

Pensar para mis adentros: de mi generación decían lo mismo, y ahora la mayoría da hasta miedo.



***


Mantenernos en un plano de unívoca fe, hasta considerar que tal o cual cosa sucederá en tanto que creemos que tal cosa sucederá por obra misma de la fe.

Acabar por no creernos que lo opuesto a esa misma cosa nos esté sucediendo precisamente a nosotros.

Sentirnos estúpidos y desgraciados.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Eso le pasa a todo buen hijo de vecino.