26 feb. 2014

Y otros demonios

Mucho después del diagnóstico, seguía teniendo la impresión de que el miedo al qué dirán, era el único pilar que normalizaba su conducta.

***

Pero es que hay una diferencia interminable entre decir que no puedes hacer algo y comprender, simplemente, que no quieres hacerlo.


***


En la infinita encrucijada, sintió el pánico al silencio.

16 feb. 2014

Ideales

Y quizás no existan ni tu amor, ni tu locura. Solo la locura, el amor y una sospechosa forma de autoconvencerte de que cada criatura es única.

15 feb. 2014

Lluvia, viento, electricidad

La gracia de hacer las cosas bien es que al fin te dejan tranquilo. Puedes ser tú mismo: lo social y sus intensidades pasan a un cuarto o quinto plano. Solo tienes que encontrar una constancia, un empeño en soledad que te lleve a sentirte realizado.

Cuando uno hace lo que tiene que hacer, la imbecilidad de según qué gente se vuelve un problema exclusivamente suyo.



***


Donde dice: "artista reprimido", léase: "artista torturado". Y entiéndase por esto la influencia del sadismo en su existencia.





14 feb. 2014

Romanticismo

¿No lo ves?
Me destruyo para ti.
Alma cándida, remota,
aterida en la raiz.

Tú de cielos si me nombras.

13 feb. 2014

Saturday night fever

Pues qué quieres que te diga... Con todas las pandillas que se reunen para beber y para drogarse, pasa exactamente lo mismo. Acaban inventándose los márgenes morales. Lo blanco es negro. Lo negro, blanco. Y lo verde, ensaladilla rusa.

12 feb. 2014

Mímesis

¿Pero en qué medida una determinada influencia no se vuelve aún más negativa en tanto que presentamos ante esta una encarnizada resistencia?

11 feb. 2014

Lo fatal

Dicho de otro modo: seguir a alguien que no te trata como mereces, potencia, y mucho, el atractivo animal del ente al que estás siguiendo.

Cíclico

Tan necesario fue aprender a desear como aprender a resignarse. Y tan importante esto último, como aprender a recomenzar después de abandonarse.

Desnudo



Lápiz de color, tinta de dibujo, din a3

9 feb. 2014

De los hijos que no tuve

Pues es complicado, hijo... Cuando los adultos pasamos por muchas dificultades, se nos endurece el corazón. Día tras día, sí. Así, sin más. Si los problemas continúan y siguen y persisten, nos volvemos totalmente insoportables. Ariscos, insolentes. Viejos en definitiva. Entonces puede pasar que alguien cercano acabe discutiendo ferozmente con nosotros. Tanto, que al final se nos rompe fácilmente el corazón. 

Pero eso está bien, ¿sabes? Está muy bien. 

Así la sangre fluye. Volvemos de una vez a emocionarnos. Volvemos a ser niños por un tiempo.

 

6 feb. 2014

Interpersonal

En todo distanciamiento, separación o enemistad hay solo un diez por ciento de verdad. El restante noventa por ciento es siempre un silencioso malentendido.

4 feb. 2014

Soledades

Cuando al fin pierdes, caes, gritas, no duermes o arrancas con los dientes tus raíces, te das cuenta de que la lealtad del amigo no es exactamente un derecho.

Más bien, un difícil privilegio.

3 feb. 2014