7 feb. 2016

Paciencia dominical

Quien se resigna plenamente,
deja de temer al futuro,
de presagios tiñe
la estancia que lo retiene.


***


La miro con la esperanza de que mis ojos hablen más allá de la noche en ciernes. ¿Pero qué dice a estas alturas mi mirada? ¿Sabría ella leer la voz del viejo azar en mis pupilas? Amar es contemplarlo todo, y hablar de vez en cuando de la muerte.

No hay comentarios: