12 dic. 2015

Nota de diario

Sí, desnudarse es complicado. Más aún a través del arte. Cuando uno muestra su alma mediante la pintura, no está mostrando cualquier cosa. Ni está conectando de cualquier manera con el espectador. Si uno llega a hacer algo así, estará creando una conexión muy compleja con eso que llamamos público, que no es otra cosa que la humanidad misma a la que pertenecemos.

De esa conexión surge una responsabilidad. Y esa responsabilidad es siempre una carga.

¿Por qué será, llegada una edad, que tantísimos pintores, músicos o actores optan por hacer sólo arte de entretenimiento? Esa conexión de la que hablaba, es siempre una responsabilidad que no puede ser pervertida en su intención sin crear verdaderos monstruos.

¿Y cómo se pervierte esa intención? Si desde el inicio el artista sólo busca entretener y ganar dinero, no hay problema. No hay responsabilidad. ¿Pero qué pasa cuando algún genio despistado pretende hacerse millonario nombrando lo innombrable? Eso pasa. Que todo se pervierte, pues habrá vendido su alma deliberadamente. De ahí que el éxito económico en lo artístico sólo pueda llegar indirectamente. Si hay una búsqueda premeditada de eso mismo desde la profundidad, estaremos invocando a nuestros demonios en un juego insensible y demente.

9 dic. 2015

Otras formas

Ama, nada temas.

Todas las almas son bellas.
Dignas son todas
del más profundo festejo.

Eso me dice el silencio.

Pero no aprendo, voy y vuelvo
de lo blanco a lo negro,
del negro a la blancura pequeña.

Viajo por un túnel ciego.

6 dic. 2015

Vanidad

Creo que 
en verdad
es bastante obvio:
soy un hombre atormentado
jugando desde niño
a crecer como artista.

Afortunadamente,
ciertos días un peón alcanza
el final exacto del tablero,
y el artista regresa,
vuelve hacia su jugar perpetuo.

Esos días de asueto,
jugar supone aparentar
-sólo exteriormente-
la nobleza del adulto,
su tormento.

5 dic. 2015

Imagen de otra edad



Dejad al menos
que el rostro sea bello.
No la máscara sensible.
Sólo, el peso, 

la memoria
de aflicción indemostrada.

Que el rostro sea bello.

Conservemos, pues,
su candor furtivo,
la templanza que subleva,
las mareas, el horror.


Sonriamos luego.

2 dic. 2015

Rutas indirectas

Se negó a decirle que la querría de por vida. Poniéndose en su lugar, engañarla de tal manera le hubiera resultado del todo imperdonable. Había, pues, muchísima empatía en su silencio.

Tal vez, demasiada empatía para alguien que no amaba como debía.

***

Cree en los dioses y la desgracia llamará cien veces a tu puerta. Cree en ti mismo y los dioses te honrarán creyendo en ti.

***

Hasta la obra entera del mejor de los artistas se compone sólo de intentos.