9 nov. 2015

Inexplicable

¿Y si el amor nunca fuera
presencia o atisbo de nadie?
Sólo, un espejo inquietante,
el presentir de unos ojos,
el error de alejarse.

De alejarse mirando
como se miran las calles
cuando repican a solas
los pasos errantes.

Sólo eso fuera,
un espejo inquietante.

No hay comentarios: