17 abr. 2014

Oxímoron

Pero es que hay muchísima diferencia -tiene que haberla- entre no proyectar tus fantasmas hacia los demás, y tragar, también de los demás, todo lo que por principio no querías tragarte.

No hay comentarios: