17 ago. 2017

Libertades






La has llamado y ha huido.
Tenías que dejar que se presentara,
no forzar sus tiempos,
permitir que regresara
de la misma manera en que se ha ido.

Hay en ciertos vínculos
un acuerdo de libertad ajena,
una soledad imposible de ofrecer
o de negarle a cada uno.

Continuar
cuando todo ha sido dicho,
despertar cuando el sueño es implacable,
llamarla cuando ya
había vuelto a tu camino;
ahí reside la torpeza
que nos salva de una torpeza
mayor que la sabida.

La torpeza que conlleva
el sabernos prescindibles y desnudos.

11 ago. 2017

Relaciones



Luego, el viejo drama de conocer a alguien.
Ir abriendo puertas y espejismos
y ojos y sombras y abrazos en la calma.
Descubrir quién era quién
y desde qué lado se rompía
la imagen ideada.
Observar también qué hizo quién
de quién, qué margen fuimos retorciendo
para que obedeciera,
para que también se traicionara
en la vana pretensión de nuestros actos.

Así, sin prisa, que todo se diluya.
No quede ruido ni máscara callada.


Solo, la horrible costumbre de pensar
bajo el dictado de los otros,
complacientes y tranquilos ante su ignorancia.

Luego, rostros y más rostros moldeados
por la espera convenida del adiós,
aguardando ya la última palabra.

7 ago. 2017

Ceguera



Soledad aterradora, ver
lo que nadie más ve.
Felicidad: ¿cuándo nos quisiste
tan humanos como ciegos?
En la raíz
de la pálida tragedia,
buscan algo los ojos.

Algo que no puede ser.


Acrílico, din a2