22 jun. 2017

Qué era la niebla





Admito que estuve enamorado de la niebla,
ojos de madre ciega
y poderosa simiente
me empujaban a tientas
por melancólicas vísperas.

Tuve en la niebla un secreto,
un secreto que nadie querría creerse,
que nadie adivinaría mintiéndole al viento.

No hay comentarios: