15 abr. 2017

Actores y otras sombras

Ser pobre implica actuar mucho.
Para ser pobre y hacerlo bien,
uno debe llamar la atención
sobre lo que uno es.

Sobre lo que uno es,
no sobre una casa de ensueño,
ni sobre lentos viajes en primera.

Por eso es cansino ser pobre.
Uno debe esforzarse en demostrar
que uno vale por lo que es,
no por lo que nunca tuvo,
ni por lo que deseó tener.

Y al final llega el fin
para el rico y para el pobre,
llega la muerte brillando
y se los lleva muy lejos a ambos.

No somos nada, se dice entonces
o un poco antes o después.

Y el pobre se pone triste.
Y el rico sonríe dulce,
sonríe y asiente sabio.

No, no somos nada.
El rico ya lo sabía.
El pobre lo pierde todo,
sin saber si tenía algo.

No hay comentarios: