8 mar. 2017

Elección



Ya lo dicta la conciencia desde siempre,
sean solo un pasatiempo
el Arte y sus misterios.
Quizás por eso,
debí centrarme en temáticas alegres,
buscar la música ligera,
el final feliz, la adolescencia.
Pero no quise. Atesoro ahora
una obra que calcula
la tristeza infinita del que observa
la felicidad mezquina de sus coetáneos.

Nadie entenderá por qué
pinté de gris las formas y los rostros,
por qué no quise rendir culto
a la sonrisa maternal o al blanco atisbo.

Decir solo que he visto,
que he pensado, que a ciegas continúo preguntando.
No podrá comprender
quien huya de la sombra que es él mismo.







Imagen: "El buen conversador" Técnica mixta, din a2