27 ago. 2016

De un verano a la espera

Muere Santa Cruz de tanto anochecer.

Nuestras vidas nunca fueron nuestras,

hemos corrompido
la brisa verde de la adolescencia.

Solo resta contemplar el mar,
fingir que somos dignos
del barco que zarpó hasta diciembre.

2 comentarios:

Absolut E dijo...

uff, me encanta, siempre me encanta y invento que es mi historia.

colorprimario dijo...

Mil gracias, señorita Absolut! La echaba de menos por aquí...