13 jul. 2016

Locura y catolicismo



Dejar de juzgar, perder el juicio. Dejar de juzgar para merecer el perdón, pues todos tenemos un alma inmortal que merece ser salvada. Pero para eso, enloquecer primero. Perder el juicio para dejar de juzgar.

La cordura y el criterio. El criterio y la cordura.

Asumir y comprender la culpa para recobrar la mente. O dejar de juzgar y trascender hasta que el alma brille enamorada de sí misma.


***


La humildad es ante todo una cualidad práctica. La soberbia consiste en exagerar lo que se es para crear una expectativa que nunca se verá cumplida. De la capacidad de prever y evitar esa consecuencia, surge la humildad, que hace nuestra existencia más llevadera para los demás y, por ende, más llevadera para nosotros mismos.


***



Todos los seres humanos llevan un monstruo dentro. Ríete lo suficiente de alguien, y aparecerá.



***


Pero es que uno nunca sabe quién es. Eso, en todo caso, se recuerda.



No hay comentarios: