20 jun. 2016

Perspectivas



Prometo, amor,
aburrirte siempre.

Ninguna diversión vulgar,
ninguna vulgaridad perfecta.

Seré siempre
tu domingo sombrío,
tu sombría madrugada,
tu insípido reflejo,
tu trivialidad elocuente.

Prometo hacer caso omiso
del dolor o de la histeria
que acorrale nuestra carne
diariamente.

Seré siempre yo mismo,
siempre,
siempre
y siempre.

No hay comentarios: