26 mar. 2016

Espectáculo



Por favor,
juez de lo que admiras,
no pidas que hunda,
para la mirada solemne,
otra vez la cabeza en la escoria,
y que además sonría así,
abiertamente;

no pidas, por favor,
que sonría implacable,
que otra vez sufra y sonría
para tu deleite
como si yo también disfrutara.

No hay comentarios: