23 oct. 2015

Horizontes



Me obsesionan, sí. Los dobles fondos, las realidades ocultas, los pensamientos secretos. Me obsesiona, en definitiva, todo lo que llamamos verdad o verdadero.

Por eso yo nunca soy yo. Nunca podría serlo. La verdad está siempre más lejos.

No hay comentarios: