20 jul. 2015

Antigeneracional



 

Lo sé. Discúlpame.
Terminé de criarme en los noventa,
una rara década, la década
trémula y siniestra
del lobo y de la máquina violenta.

Considerábamos entonces
profundamente interesantes
la estupidez, la crueldad,
la ineptitud corriente
del estudiante corrompido
por el buen ejemplo del sistema.

Discúlpame por ello
una y mil veces, así lo ruego.

Mi cerebro se gestó
en la extrañeza
de un descomunal dilema,
el de la integridad y la supervivencia
en el implacable cosmos de la suerte.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gusta