26 mar. 2015

Soledades

A este lado no hay mucho. Más bien, nada. Sea, pues, mi única virtud, la de cuidar de mí mismo como nadie cuidó nunca.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Más vele sólo que mal acompañado.