13 mar. 2015

Amoral

Y quizás no sea tan descabellado considerar la posiblidad de haber excedido mis límites cultivando la comprensividad. Pues al final, no había blanco ni negro.

Todo, absolutamente todo, era comprensible.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Todo tiene arreglo kuego todo es comprensible