26 ene. 2015

Pequeño, pero existo

La sensibilidad requiere muchísimo de la humildad. No se puede mirar a alguien desde arriba y sentir algo poético por ese alguien al mismo tiempo. Como mínimo, y es ahí donde la verdadera humildad se vuelve interesante, hay que mirar a ese otro de frente.


 ***


Pero enamorarnos así, con treinta años de derrotas a la espalda, sólo puede dar de sí dos criaturas demasiado hermosas.
 
Demasiado, amor. Sí. Demasiado.

No hay comentarios: