11 ene. 2015

Insomnio

No me gustan las mujeres que, para conciliar el sueño, se abrazan a mi espalda por la noche. Ya, ya sé... Pero es que, ante tantísima ternura, ¿quién se atreve a quedarse simplemente dormido?

No hay comentarios: