24 nov. 2014

Nota de diario

¿Contradicciones? ¿Lucha interna? Bueno, no lo voy a negar. El camino de la literatura busca la ebullición verbal. El de la pintura, la quietud contemplativa. ¿Opciones? Si debo preservar, me quedo con la pintura. Así que antes de ponerme a escribir, tendré que contemplar. Contemplar muchísimo para alumbrar un lenguaje que violente lo menos posible el silencio interior.

Pero claro, no es tan fácil. Hace ya unos meses que tomé esta misma decisión, la de volcarme más sobre lo pictórico que sobre cualquier otra forma de expresión. Siendo consecuente con esa decisión, me percaté hace poco de que últimamente apenas cojo un libro, cosa que para mí era casi un deber moral.
 
Lo raro, lo terrible, lo casi vergonzoso de todo esto, es que mi ánimo se está voviendo alegre y luminoso sin rayar en ningún momento en la inestabilidad eufórica. Y en mis tres últimas ilustraciones, ha habido cierta mejoría en cuanto a solidez y definición; mejoría que un buen amigo comentó conmigo la semana pasada.

"¿Y no será que me atraganto? Y eso que no como tanto". Fue uno de mis estados en las redes sociales de hace ya unos meses... Y de eso mismo se trataba y se trata. No sé si habrá por ahí algún superhéroe capaz de hacerlo. Pero creo que ya puedo repetir de primera mano el antiguo consejo materno. Aquel de "quien mucho abarca..."

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La vida es una contradicción continua y muchas veces si sentido alguno. Pero, ¿qué le vamos hacer?.

Anónimo dijo...

Con todo este material podrías escribir un buen libro.

Anónimo dijo...

Ahhh ya veo que has escrito algún leegajo. ¿Cómo podría hacerme con un ejemplar?
Gracias

colorprimario dijo...

Prueba en la librería La isla o en Lemus. Por internet, si pagas los gastos de envío, también puedes conseguirlo.

Saludos.