23 oct. 2014

Promesas

Aquí asumimos la derrota. Aquí,
donde el tedio consumaba nuestros actos.

Bajo la piel vestíamos el luto,
demasiado confiados
negábamos
la inercia del bagaje cotidiano,
deshonra del cansancio y del Absurdo.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos somos derrotados por la vida de una u otra manera.

colorprimario dijo...

...así es.