23 ago. 2014

La gravedad y el aire

No se construye la amistad duradera sobre el encanto. Primero ha de saciarse la necesidad de cercanía. Una vez cumplido el rito de ahuyentar el miedo a la soledad, surgirá o no el encantamiento. Pues llegados a ese punto, lo importante se habrá cumplido al margen de nuestra voluntad, siendo el encantamiento un mero pasatiempo: distensión y disfrute de lo no-importante.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo importa todo es transcendente

Anónimo dijo...

Un verdadero amigo es un tesoro.