15 jun. 2014

Sobre el aislamiento

Rechazar toda coherencia moral conduce por lo general a quedar encerrado en uno mismo. Del incoherente, nadie entiende qué es en realidad, qué defiende o qué reclama cuando se queja. Esto, que puede parecer una acusación bien acotada, es casi otra etapa del común bagaje del individuo occidental del presente siglo; pues el propio sistema en que vivimos, insta muchas veces a diversificar nuestra personalidad al punto de convertirnos en individuos de tal índole absurda.

A partir de ahí la existencia suele convertirse en un festejo grotesco. Peligroso será tomar tal o cual resolución con la determinación del que busca regresar a la unidad real de sí mismo. Ni la confrontación ni el amor serán entonces medicina suficiente. Solo la soledad elegida.


No hay comentarios: