26 jun. 2014

Poroso


¿Y qué consuelo nos queda, sino pensar que todo ha sido una especie de tristísima novela? 

Sin felicidad, no hay virtud.

No hay comentarios: