16 may. 2014

Proyectos

"Qué sentir seré sin mis heridas...", se decía cuando la tormenta violácea de una página en blanco, demoraba su curso entre estepas y brillos.

No hay comentarios: