18 abr. 2014

Haz arte, no amigos

Un verdadero artista ha de ser capaz de encarar eso que llaman "oscuridad" o "negatividad". Debidamente sumado a su contrario, ese paralelo de la realidad da lugar a la verdadera dimensión espiritual del ser humano.

Quien trate de omitir toda negatividad en su interior, dejará de sí una criatura embrutecida por la peligrosa falta de conciencia moral. He ahí toda sonrisa lentamente plastificada por el miedo.

Nada más negativo que actuar como si la negatividad no existiera o no tuviera su espacio y su sentido en nosotros.



***


Os diría que ella es el modelo. Pero en verdad, me basta su medida.



***


La verdad suele ser una excusa maravillosa.

No hay comentarios: