14 mar. 2014

Malas compañías

Y no. No podía más. Tenía la la devastadora impresión de que toda forma de osadía consistiría siempre en olvidar quién eres o de dónde vienes para crear así un destino distinto.

Con tal de alejarse del lugar preconcebido, cualquier cosa era posible.

No hay comentarios: