4 feb. 2014

Soledades

Cuando al fin pierdes, caes, gritas, no duermes o arrancas con los dientes tus raíces, te das cuenta de que la lealtad del amigo no es exactamente un derecho.

Más bien, un difícil privilegio.

No hay comentarios: