3 feb. 2014

Nudo gordiano

En tanto que él no perdonaba sus errores, ella no podía reconocer que se había equivocado.

No hay comentarios: