13 ene. 2014

Sobre el enfado y el aprecio

El colmo de la ironía es cuando al cabo de los años, te das cuenta de que tuviste cerca a mucha gente -amantes, cómplices, amigos- que merecían la pena. Me refiero a aquellos y aquellas que recriminaban algo en tu conducta o actitud, algo que querían que cambiaras por tu propio bien.

¡Qué extraña sorpresa, la de darse cuenta uno mismo de que aquello que alertaban, se volvía totalmente cierto con el tiempo!

No hay comentarios: