4 ene. 2014

Retrato de un artista adolescente

Pinta, pinta, pinta. Un día y otro día, pinta. Primero, amablemente. Luego, con lujuriosa técnica. Pero pinta y pinta. Y sigue pintando. Sigue hasta que ya no hay nada. Luces, sombras, colores restallando. Y una soledad violenta. Entonces, ahora sí, siente el verdadero vértigo. Encuentra la necesidad de arrojarse al río.

En lugar de eso, sigue pintando.

"Sublime", dicen todos. No sabría explicar lo de este cuadro en concreto. Qué obra maestra...


***


Claro que sí. Consideremos la esquizofrenia un contacto sobrenatural del individuo con las fuerzas del más allá.

Seguro que así lo arreglamos todo.



*** 


El infierno es no estar preparado para lo que hay más allá. 



***


La vida, para el consciente, teatro de héroes y villanos. Para el errante sombrío, desigual combate de todos contra sí mismo.

No hay comentarios: