8 ene. 2014

Más luz

Para el espectador neutral, ebrio, distante u objetivo, la ternura ajena tendrá siempre un regusto estúpido y cargante. Para el que se reconoce interiormente en ella, hay más redención poética que en todos los textos sagrados de la biblioteca universal.

No hay comentarios: