9 ene. 2014

En primera persona

Todo discurso idealista engendra monstruos. De ahí mi pesadilla.

No hay comentarios: