17 ene. 2014

Azares

Su única seguridad a ciertas horas, se ampara solamente en la sospecha de que alguien, acaso un allegado o un conocido, comprende cabalmente su existencia desde lejos.

De ese mismo consuelo, extrae el vano horror de sentirse dirigido.

No hay comentarios: