31 ene. 2013

Intuición

Pasaron días, lunas, décadas. La experiencia sembró en él el mal presentimiento. Así el ruido inmemorial, sus páginas, la furia.

27 ene. 2013

En casa

Por evitar el mal, te envileciste.

¿Y qué esperabas?
¿Acaso no intuías que un artista
jamás acata eternamente
el delicado consejo de su sombra?

Sí, pudiste ser más práctico.

Hiciste el sacrificio
creyendo que tu suerte
apenas importaba.

¿Y es solo sentimiento, preguntas,
tan solo sentimiento
lo que aún puede guiaros?

De ser así -respondes ya consciente-
el error será siempre inevitable.

El sueño de Proserpina


   

ceras sobre din A3

24 ene. 2013

La noche



De hace un par de días. Acabo de publicarlo por tercera vez en facebook, esta última acotando lo que veo: da la impresión de que quiere llorar, pero no puede.

 

21 ene. 2013

Quién fuera otro



Pero, ¿sabes?, por descabellado que resulte, si cualquier persona de este mundo quisiera por momentos dar asco y solo asco, lo más probable es que realizara fácilmente su propósito sin tener que esforzarse demasiado. Pero ante tal actitud puede haber otras muchas reacciones. La compasión, por ejemplo. Y es ahí donde el extraño problema empieza a diversificarse hasta lo infinito...

19 ene. 2013

Clarividencia

Pero si en verdad presientes algo, pero al mismo tiempo dudas en exceso de ti mismo, realiza un movimiento de huída. Si en verdad tiene que ser, si eres capaz de soportar la angustia y toda confusión, lo verás escrito, de tu mano, sobre el aire.

Bajo el hechizo



Libros, nada más que libros.
Entre la hierba, pájaros;
viento sobre ti.

Solo viento desencaminado.

Sugestión fuera el juego
que amplia contra ti la estancia.

Observa, creador,
acepta que la fe también destruye.








  

15 ene. 2013

Demanda


AVISO: estoy buscando trabajo, preferiblemente de vigilante nocturno. Sé que tal y como están las cosas, puede resultar complicado. Pero es en serio. Si alguien oye algo de alguna oferta de este tipo, casi que estaría dispuesto a regalarle alguna obra de las mías a modo de agradecimiento, en serio. No soporto el ambiente de la escuela y para salir del paso necesito una ocupación que, además, pueda reportarme algo de dinero. Y sí, por razones personales, el trabajo de vigilante nocturno sería ideal.
 
(Para cualquier información o respuesta: diegomille@gmail.com)

13 ene. 2013

Quien mucho abarca...

Nadie puede definir el ser en su totalidad. Estar en el mundo es cerrar puertas, concentrarnos sobre alguna que otra pieza clave de nosotros mismos.


Tristeza y literatura


En realidad, no creo que haya profesión más ridícula sobre la faz de la tierra que la de escritor. Esta especie debe ser la única que se empecina de manera totalmente estúpida en enfatizar el qué se dice frente al cómo se dice. Lo cual, por otro lado, tengo entendido que se diagnostica como síntoma indiscutible de los estados depresivos crónicos.

Ay, con lo tranquilo que estaría uno si, en lugar de todo este desatino, le hubiera dado por la robótica...

12 ene. 2013

Método

El problema de llevar la concepción vanguardista al extremo es obvio. Si la obra fracasa, la culpa será del espectador. Y si tiene éxito, el mérito sera solo del que observa. Así, ¿se puede saber dónde diablos queda la labor del autor?


 
Pero un artista también puede formarse a través de la convicción de que potencia y acto son la misma cosa. Y bajo este prisma no hay evolución alguna. Solo diversidad.

 
Lo peor de la velocidad es que siempre nos hace creer que vamos a algún lado.

 
Pero la realidad, el yo y la vida, conforman un laberinto que no siempre tiene por qué ir hacia arriba o hacia delante.



Creo que como artista, ya sé arrastrar con cierto sentimiento a quienes conceden una oportunidad a mí obra. Lo gracioso del caso es que algo así solo se consigue dejándose llevar.





Obsesionarse con la plenitud, la ascensión, lo sublime o la totalidad, entraña desde siempre un problema. A saber: que en la constante premonición de la catarsis, rechazamos la libertad de vagar tranquilamente por nuestro espacio interior. Pues no somos dueños del sentido, esa inercia capitalista de competir por lo mejor, que guía la existencia: dicho movimiento tiende a transformarnos lentamente en esclavos incansables de la insatisfacción.



Tres callejones



Somos la trama sucesiva que debimos ignorar. Nuestra propia intención es un nudo sutil, la sombra que desenterramos al sabernos mas heridos e igual de insatisfechos que al principio. 
 
 
***
 
 
No hay término medio: la justicia es al deseo lo que el perro es a la luna: un amante traicionado.
 
 
***
 
 
Mostradme, de una vez por todas, un hombre que sea sin que le importe su propia forma de ser.
 
 

10 ene. 2013

4 ene. 2013

Emisión-recepción

Pero me intuyo en los otros, en su forma de tratarme.

Perfeccionismo corrosivo

El caso es que antes de obsesionarme con que todo lo que hago tiene que tener algún fallo del que no me doy cuenta, yo disfrutaba -y mucho- de mi arte.

2 ene. 2013

Epílogo

Era luz e intemperie. Ella.

Cuidó de mí cuando de mí 
debió cuidarse.

Discutimos hace ya cierto tiempo.

(Ladran los perros,
el invierno regresa,
la costa se aleja).

Busqué después por las calles
su hermoso rastro de fuego.





Ahora todo parece fácil


Qué razón tienen algunos. Siempre habrá quien piense que la única manera en que pueden acabar las cosas es precisamente la misma en la que acaban. Casi como si una vez concluidos todos los procesos, estos tuvieran un sentido moral, una enseñanza religiosa. Ahora todo parece fácil, sí. Pero yo sé, al menos yo sé, que en casi todo lo que hacemos hay un riesgo incalculable. Porque rara vez hay soluciones elegantes: lo único que sabemos poner de nuestra parte es el valor, la voluntad... Lo que sea que nos haga ser fieles a nosotros mismos. Y que luego venga la impostura del triunfo o el desastre, será siempre lo de menos.

Lo importante, creo yo, es saber correr el riesgo. He ahí el maravilloso juego del guerrero. Porque el artista no tiene por qué aprender a ganar con elegancia. En tal sentido, la única norma del pintor, del solista o del poeta, debería ser la de aprender a sacar partido de todas sus derrotas. Quien sepa apreciar eso, entenderá a su vez el sentido último del Arte.

El que no, quedará ya por siempre acomodado en los horrendos salones de la mediocridad.

Sobre el fatalismo absurdo

No el sentido que yo quiera darle: solo el que tenga en realidad.

1 ene. 2013

Jinete en la tormenta

No ama: le conmueve la imposibilidad misma de su anhelo. Es por esa conmoción por lo que cree sentirse enamorado.