6 dic. 2013

Mística y enfermedad

Y la absoluta vergüenza de no saber, a mis años, hasta qué punto una complicidad perversa es el peor de los negocios o un tema absolutamente baladí. Mi único escudo ante esto, la desoladora pureza que refería Huxley sobre los enfermos de esquizofrenia en "las puertas de la percepción"

No hay comentarios: