22 dic. 2013

Equilibrio

De acuerdo, asumo plenamente que a un servidor de mi porte "no le pega nada" lo de saltarse constantemente las normas. No va conmigo, no es "mi rollo". Ahora bien, creo que por esa misma regla de tres, tendría que ser ampliamente comprensible que tampoco vaya ni lo más mínimo conmigo el estar en compañía de gente que no para de saltar cualquier cosa a la torera cada dos o tres minutos.

Sí o sí, ¿no?


 ***


Amplifica la voluntad al punto de emborronar todos y cada uno de nuestros juicios morales. Para el consumidor de cocaína y derivados, el fin justificará siempre los medios.

No hay comentarios: