28 nov. 2013

Primera y última clave

¿Y no será que tratando al paciente como a un niño, evitando que tome sus propias decisiones, la responsabilidad del paciente sobre sí mismo decrece alarmantemente?

¿Y no será que al decrecer alamantemente esta responsabilidad, también decrece el "locus interno" del mismo -esto es: la mismísima capacidad de autocontrol del paciente-, y que al final, sí o sí, de tanto infantilizar al individuo, este acaba perdiendo el control sobre sus actos, volviéndose, pues, tremendamente destructivo o un suicida en potencia?

No hay comentarios: