18 nov. 2013

Pídele sentido, como a un poema

Antes,
una lámpara de cobre,
fuerzas cautivas,
laberintos, cruces;
sendas colmadas de ruido.

Luego: ventanas abiertas,
combates perdidos,
llanuras, jardines,
cortinas de seda o delirio.

Amor, ya eres nuestro.
Suficiente contigo.

Adiós, pues, sendas colmadas.
Adiós, cruces.
No más laberintos.

Ya todo está hecho.
No. Su ausencia también es motivo.




No hay comentarios: