16 ago. 2013

Detestando a Sartre

Sabía perfectamente lo que quería. Pero, ah, la indiferencia divina... Nada estaba a su alcance.

No hay comentarios: