31 dic. 2012

Sobre la audiencia

Hoy, preparándome para la acostumbrada cena de fin de año, cavilando silenciosamente bajo la ducha, he creído resolver un enigma que me ronda desde que comencé con mi "inefable" labor literaria en la adolescencia.

A la pregunta: ¿por qué escribes? o ¿por qué imprimes palabras de aquí hacia allá, sin saber bien a qué conduce todo esto?, a la dichosa preguntita, decía, se me ha ocurrido una curiosa respuesta.

A saber: "escribo para ser escuchado. Poco importa en tal sentido, que lo que tenga que decir sea del todo cierto o más bien la entelequia de un loco. En cualquiera de los dos casos, lo importante no es el acto de escribir o de orar en sí. Lo único que tengo en cuenta a la hora de explicarme, es que alguien pueda recibir algo de mí de la manera más precisa en que nuestro interior llega a florecer en total oscuridad. Desde niño he tenido la necesidad de expresar cosas sin ser juzgado en ningún momento por lo que pueda conllevar una confidencia, declaración o delirio. Y lo cierto es que, de un tiempo a esta parte, rara vez lo consigo. 

De ahí la necesidad misma de escribir, de abrir un canal de comunicación necesariamente unilateral en el que ser escuchado de un modo "abierto", no sea la excepción, sino, he ahí el quid, más bien la norma".

Feliz 2013 a todos.
Salud.

D.
 

 

Inercia

¿Y cómo remediar la sangre cíclica?
Dejad arder la luz, dejad
que el animal comprenda su costumbre.

30 dic. 2012

Una acotación a Einstein

Nuestro pez, uno de tantos,
nada sabe todavía
del medio en que respira.

Pasa un día y pasa otro,
hasta que recibe de algún modo la noticia:
otro pez le rumorea
que acaso exista el mar, el oleaje,
las corrientes y las simas;
y en tal lugar las algas,
las sirenas, los peces o la luna.

A partir de ahí,
quisiera el pez volverse pez
nadando diariamente en el asombro
que ofrece el universo desde fuera.




29 dic. 2012

Sobre la digestión


No hay mayor placer intelectual que el de simplificar lo complejo. Lo malo de excedernos en esto, es que siempre habrá quien disfrute de la simplicidad en sí, en lugar del delicioso acto de simplificar.


27 dic. 2012

Sobre la preocupación casi patológica



Duerme. Cree en ángeles. Haz de tu alma un paisaje. Despídete de los nostálgicos. Olvida los cigarrillos en cualquier parte: ya vendrá otra compañía. Haz del pensamiento hipotético una mística, y convéncete, convéncete de que el futuro puede adoptar cualquier forma. 

También la del deseo que no sacias con tus ansias.












26 dic. 2012

Rompiendo el hielo

En estos días tan desagradables, el amor se ha convertido en una mera cuestión de dignidad. Y esta solo consiste en saber quién de los dos lleva la razón, en lugar de, suponiendo que algo así sea posible, ponerse del lado de la misma.

25 dic. 2012

Feliz tontería a todos

Como artista, mi única misión es dudar. De haber una verdad, esta acabará cayendo por su propio peso.




Patria y materia. Menudos dos.




La triple negación equivale a la paradoja... ¿Y quién negó tres veces a su maestro?




Loros. El estado ha creado una sociedad de loros. Y después me preguntaréis a qué vienen esas ganas de mandarlo todo a la mierda.



22 dic. 2012

21 dic. 2012

Hablando con los pájaros

Furiosa la tristeza. El atardecer, la plaza clausurada y el invierno.

Convéncete: arráncame esta piel, ignora esta traición de perro abandonado. Que la atmósfera del tiempo no encuentre más labor que la inmediata.

Y abramos más los ojos.

Y hallemos otra acción frente a la luz, y aquella ligereza que el amor descalzo presiente en la mañana. Que el aire que habitamos desde siempre, se abra fácilmente en pura cercanía hacia la infancia.








19 dic. 2012

Gracias a todos, otra vez

Si alguno o alguna me hubiera dado una explicación a su debido tiempo, al igual no me hubiera esforzado tanto en llegar a manejar la puñetera e inexistente te-le-pa-tí-a.

18 dic. 2012

Pues haciendo cuentas...

Lo último que supe de mí es que estaba completamente harto de que me infantilizaran.

Proceso




 ¿Y qué decir en este día
de aquel Carpe diem desgarrado,
llevado sin conciencia hasta el final?

Allí dónde el alcohol
corroe nuestra carne a la intemperie,
y el sexo anula toda voluntad,
nos queda solo el grito
que alerte la inocencia con su juicio,
frenando toda inercia inconsecuente
hacia la luz total.






 

Sobre la castración del espíritu

Ya te advirtió de ello la lectura: envanecerse en la profundidad no es buena cosa para ningún artista. Y acaso en la frivolidad tampoco. Pero puede que, por esta vez, dos errores sí hagan un acierto.

16 dic. 2012

Simply the best



Otra cosa pendiente:

-pasar al menos un día laborable sin sentirme mal por no ser el mejor ni tratar de aparentar que lo soy para dar por acabado el tormento.


Giro erróneo del lenguaje:

-no hay artistas buenos ni malos. Se es artista o no. Lo demás son pamplinas.



Pero en aquel entonces yo pasaba por la adolescencia. Por eso medía a los demás por lo que creían que eran, no por lo que había detrás.



Lo malo de creer que somos los mejores en algo, es que siempre hay alguien mejor que tú en tu terreno. Y lo peor es que, por lo general, ese alguien suele ser también más humilde.

Sustancia de los años

Ignoro por completo el tiempo que llevo intentando conciliar vulnerabilidad y carácter. Pero juro que no ha sido poco.

15 dic. 2012

Tú me quieres blanca

Tú me quieres alba,
Me quieres de espumas,
Me quieres de nácar.
Que sea azucena
Sobre todas, casta.
De perfume tenue.
Corola cerrada

Ni un rayo de luna
Filtrado me haya.
Ni una margarita
Se diga mi hermana.
Tú me quieres nívea,
Tú me quieres blanca,
Tú me quieres alba.

Tú que hubiste todas
Las copas a mano,
De frutos y mieles
Los labios morados.
Tú que en el banquete
Cubierto de pámpanos
Dejaste las carnes
Festejando a Baco.
Tú que en los jardines
Negros del Engaño
Vestido de rojo
Corriste al Estrago.

Tú que el esqueleto
Conservas intacto
No sé todavía
Por cuáles milagros,
Me pretendes blanca
(Dios te lo perdone),
Me pretendes casta
(Dios te lo perdone),
¡Me pretendes alba!

Huye hacia los bosques,
Vete a la montaña;
Límpiate la boca;
Vive en las cabañas;
Toca con las manos
La tierra mojada;
Alimenta el cuerpo
Con raíz amarga;
Bebe de las rocas;
Duerme sobre escarcha;
Renueva tejidos
Con salitre y agua;
Habla con los pájaros
Y lévate al alba.
Y cuando las carnes
Te sean tornadas,
Y cuando hayas puesto
En ellas el alma
Que por las alcobas
Se quedó enredada,
Entonces, buen hombre,
Preténdeme blanca,
Preténdeme nívea,
Preténdeme casta.



                                                                         Alfonsina Storni

Variaciones sobre un tema de Foucault


Y déjese ud. de chavacanerías de una puñetera vez. La verdad la sabemos todos. El hecho de que ud. la escupa a la cara de la gente con tal facilidad, no lo convierte en ningún héroe. Al menos, no al nivel de trato cotidiano en el que todos pretendemos disimular de un modo u otro nuestras debilidades. Repito: la verdad la sabemos todos. El arrojarla de tal manera a la cara de los demás es un abuso de poder que solo lo convierte a ud. en un individuo abyecto, autoritario y brutal.
  


El ser totalmente sinceros con nuestros semejantes no es ningún suicidio. Yo diría, por hacer un paralelismo similar, que se trata más bien de un asesinato.



 Venga todos! Y ahora... Como la Belén Esteban! Óooooooole!

12 dic. 2012

Trance


Ya la noche encarcela en su juicio
a este hijo adoptivo del viento.

Ruido blanco en camino,
cruz hendida en silencio:
¿cómo darle sentido perpetuo
al furioso ademán del testigo?

Ya los perros persiguen
con su aullido continuo
la implacable ausencia que habito.

Ten piedad, padre-viento:
no detengas tu errar intranquilo.

 







11 dic. 2012

Uso y abuso de la confianza

¿Y qué decir de todos los que se lo tienen tan creído? Es el único amor propio que pueden permitirse los mediocres.

10 dic. 2012

Cretinos

Tanto sacrificio...

Sobre la concepción patética de los defectos

Pero no le estoy hablando a ud. de lo que debería ser, sino de lo que soy. En tal sentido, nunca está de más concienciarse de que uno no siempre decide las causas que lo limitan y lo definen.

8 dic. 2012

Últimas apreciaciones

Creo que puedo decir -creo- que mientras el juego no derive en un enfrentamiento a vida o muerte, no tengo ningún problema en dejar ganar a nadie. 
Repito: ningún problema.

Paraísos naturales

La naturalidad consiste en saber quedar mal sin que el desplante, al darse por necesidad las más de las veces, tenga ni la más mínima importancia.

2 dic. 2012

Ilusionismo

Como terapia se aconseja derrochar el tiempo, malgastarlo, agotarlo para comprender que aún hay mucho más.

Juegos de diciembre

Así como el sabio disfruta con saber de su ignorancia, dejadme disfrutar a mí de la melancolía que invita a sonreír ante los embates de la fiebre.


Nada que entender

Por paradójico que resulte, a la esencia última del misterio se llega solo preguntándose el por qué de las cosas.

1 dic. 2012

Conjetura sobre los amores cobardes

No es indispensable ser valiente para amar. De hecho, nadie lo es hasta que experimenta el Sentimiento mismo, el cual disuelve pensamiento y acto en una cosa sola, creando una espléndida armonía entre lo interior y lo exterior. No hay que ser valiente. El amor doblegará el miedo tarde o temprano.  

Tanto es así, que los amantes obtienen un placer infinito cada vez que dicha determinación es puesta a prueba.