30 may. 2012

Su aforismo, gracias

El mono sabio que pernocta bajo la sombra de mi cama, me hizo saber hoy que la única manera de estar en paz con la humanidad y con los tuyos, pasa por aprender a claudicar aun cuando tengas la razón.

Divergencias

Para llegar a una conclusión sorprendente, solo hay que imaginar un diálogo por el que ambas partes quieran llegar a entender algo sobre una determinada cuestión, en lugar de obstinarse solo en tener la razón.

Miseria del amor adolescente


No hay mayor demencia que la de querer que los demás actúen como algo que no son, ni mayor sufrimiento interior que el de forzarnos a ser otra cosa por miedo a dejar de ser correspondidos.

Entender esto significaría asumir que nunca fuimos criaturas fatales y que cualquier forma de ir en contra de nosotros mismos, incluso hasta el límite de la autodestrucción, será siempre un intento desesperado por complacer a quienes admirábamos.


Cordura

Se bienvenida a tu casa, cordura,
blanquísima cordura.

Entra, que aunque las calles cambien,
habitarás con gracia mi regazo.

Por ti será la culpa solo llanto.
Tan solo fiebre, 
el lenguaje atónito del pájaro.



29 may. 2012

Final del ciclo

Parece que, después de un largo desastre, mi principal obsesión me ha dejado de una vez tranquilo. Creo que al fin puedo decir he dejado de interesarme como objeto de estudio y que, de hecho, ahora me doy cuenta de que centrarse demasiado en uno mismo es el error más triste, precisamente porque podemos evitarlo con facilidad.

28 may. 2012

Del don a la maldición


El problema es que el don de la adivinación puede ser una carga extremadamente dolorosa. Por cada visión que llega a realizarse, la intuición muestra como ciertas las mil realidades de lo que podría haber sido o de lo que aún podría llegar a ser sin poder ya darse.


Diego Mille

No hay amor futuro, ni posible encantamiento. Solo algunos ratos de ternura. Y tal vez la convicción de lo frustante que resulta el querer recuperar por uno mismo la ilusión por la existencia.

Poema místico


Y no. No creo en la psicología, ni en la ciencia, ni en el esoterismo. Por no creer, no creo ni en mí mismo.

Y a la mierda.

27 may. 2012

Suspicacias

Para rematar bien la faena, añadir solo que un servidor se siente, desde hace ya unos años, apresado por aquello que en teatro se denomina "ironía dramática". Esta se define como aquella situación en la que todo el mundo sabe algo sobre un determinado personaje, que, a su vez, este ignora. Esta situación es fuente inagotable de delirios de grandeza, de bajeza y de ridícula arrogancia.

A decir verdad, solo me faltaba que esto fuera cierto y que, además, esa impresión obvia llegara alguna vez a ser de mi incumbencia.

26 may. 2012

Origen de la pesantez


La ironía es el mejor modo de restarle importancia a la palabra.

Equilibrio


El breve equilibrio de la felicidad solo puede darse desde un ángulo en el que no volvamos a juzgarnos víctimas ni verdugos.

Primera conclusión sobre la crueldad

De mí, por más que tal manera de actuar me cause la más absoluta repugnancia en cualquiera de sus formas o medidas, se espera que madure acostumbrándome a la crueldad, participando de ella y comprendiendo que, dentro de una concepción adulta de las relaciones humanas, el sadismo emocional no es más que un divertimento para gente culta, moderna e inteligente.

De esto se derivan dos principios inamovibles:

El primero es que un servidor acabará completamente solo o totalmente olvidado de sí.

El segundo es que esta sociedad está profundamente enferma. Mucho más que yo y que todo el que sepa distinguir sin ningún problema lo que está bien de lo que está mal.

Prescindible

Cada vez que un artista, por anhelar la fama, pierde de vista lo realmente importante, su obra se resiente como el pájaro que olvidase la única forma de volar.


***

El hecho es que la madurez también consiste en aprender a despedirse, y parece que cuanto más honda es la lección que recibimos, más fácil nos resulta comprender que también nosotros somos prescindibles. Así, después de querer retener siempre en nosotros el sentido que juzgáramos definitivo, es como nos desprendemos del ego y de todo cuanto simule una verdad permanente.


23 may. 2012

Resolución al gris

La misma diferencia hay entre encarnar un ideal y ser hombre de altos ideales, que entre un amante idealizado y un amor ya comprendido.

***

Lo verdaderamente ideal sería que no hubiera idealización alguna.


***

La base de todo autoconocimiento parte inevitablemente de la negación de la vanidad. Por otro lado, crecer es envanecerse. Esto es, creerse más de lo que uno es, demostrarlo y, finalmente, serlo.


***


Ese, el que huye del dolor sin plantearse siquiera qué pensará el resto; ese es el niño verdadero.

Malas lenguas


Hablan ellas. Y hablan mucho.


Critican mordazmente

la situación de alguno
que aún no identificas de tu parte.

No soy yo, piensas.


Pero es verdad que llevas

un tiempo ya de lucha
concentrando tu mirada sobre un mal, el tuyo, 

que bien podrían resolver mejor que tú
aquellos semejantes que no entiendes.

Ni eres tú, ni es tu herencia

la que sale amenazada en el entuerto.

Sin embargo,

después de haber buscado tanto,
no hay modo de ignorar la tentación
de hallar ardiendo en todas partes
el fruto incuestionable de tu esfuerzo.

22 may. 2012

A modo de colofón sentimental


Pero la autocompasión, ese dulce subterfugio, no debería usarse nunca como febril reclamo. Sea cual sea el afecto que inspiren nuestras debilidades, desde que empecemos a hacer uso de las mismas para alterar el ciclo natural de según qué vínculos, estaremos pervirtiendo el sentido sagrado de aquello que nos une. A la compasión amante solo se debe acudir para recobrar las fuerzas o para atemperar las mismas. Cualquier otro supuesto, como el de auto-castigarnos a fin de ser compadecidos por los que amamos, lindará siempre, por más que así nos pese, con la absoluta perplejidad (y por qué no, tal vez también con el rechazo) de quienes creamos merecedores de tales “sacrificios”.

21 may. 2012

Malas compañías

Míralos. Ante ti, los libertinos. Su único consuelo es dejarse arrastrar por los rescoldos de la escoria. Su dudosa ley será siempre la del cuerpo. El exceso los convierte en héroes de la frágil fantasía que alimentan. No tienen rostro alguno, ni conocen máscara que desvíe su conducta del desprecio. Tan solo un sexo sórdido, capaz de concebir millares de generaciones enfermas.  

Míralos bien. Detente a hablar con ellos un segundo, y continúa luego como siempre. Amarlos supondría traicionar la luz más provechosa.

La misma que te guía hacia el hogar si has perdido tu camino en la intemperie.




19 may. 2012

Todos para todos.

Aquel francés tenía razón solo en parte. El dolor podrá ser la nobleza máxima, sí. Pero solo cuando reconocemos nuestra miseria en la de otros.

Frustración

Construí mi identidad en torno a un sueño. Para retirar hoy la frágil piedra angular, también tendría que arrancaros el calor que prodigo en vosotros.

17 may. 2012

Tres pinceladas de negro

Asomado al balcón desde que es niño, piensa: el mundo será así cuando yo también desaparezca. Silencio. Todo juega a consolarnos con espejos que dilatan nuestra ausencia.

***
¿Que con qué parte debería de quedarme? ¡Y a mí qué me dices! La vida es demasiado larga. Y el corazón, caprichoso. Además, ni siquiera estoy seguro de saber decidir correctamente qué cosas han de hacerme mal y cuáles deberían elevarme.

Dadme solo lo que necesite, solo cuando lo requiera.

Así, para cuando volváis a herirme, no tendré por qué enfocar el siguiente golpe hacia mí mismo.


***

No te preocupes, querida, ya me enamoraré de otra, y también me dirá que no.

16 may. 2012

Empatía

Esto sí que tiene gracia. Después de encajar el consejo mil veces repetido, aquel que me alertaba contra lo pernicioso que podía resultar el hablar en exceso de "lo mío", nuestra inquilina felina, la pequeña y revoltosa Lía, ha dejado de acercarse a mi mesa de trabajo para maullar con aire de infeliz preocupación, consolarme con el repetido contacto de su patita delantera o mirarme con tristeza desde sus grandes ojos fijos.
 
 

12 may. 2012

Ciudades invisibles


Y no. No se trata de ningún fantasma del inconsciente, aunque casi. La imagen ilustra un texto de Calvino. De Italo Calvino. Grafito, lápiz de color y dos días de trabajo. Guste o no, es lo que hay.

6 may. 2012

Madre patria

Pero les juro que mi aversión al diálogo político no se basa en una supuesta fascinación en aras del pensamiento débil. Lo que realmente me fastidia de este tipo de debates, es que ya solo por hilar dos o tres datos "fidedignos" con la sola intención de defender al idiota que debería defenderme a mí, empiezo a tener la impresión de que el destino del planeta se halla literalmente en mis manos.

Última fase

Todo indica que cuando uno padece de "mala salud mental", solo tiene dos opciones a la hora de proyectarse hacia el entorno que lo rodea.

La más común sería la de conformarse con el microcosmos de la sobreprotección y las migajas de los recursos sociales.

La otra la llevo calibrando en mis pensamientos una larga temporada. A saber: hacer de tripas corazón, y en lo posible tratar de equilibrar mi realidad interior con la idea de mantener una rutina laboral, sentimental y personal en el mundo "real", en lugar de en el plano puramente psíquico.

Esto implicaría una labor personal en la que un servidor habría de convivir con los prejuicios de la gente más o menos cuerda (lo cual supone endurecerse un tanto), soñar despierto lo justo y necesario, llevar el diagnóstico como si de un secreto de estado se tratara y contemplar siempre la posibilidad de una recaída, para que cuando esta se presente, aceptar sin mayor beligerancia la recomendación de acudir al psiquiatra de turno a fin de aumentar la dosis conveniente.

Otra vez, aplicando lo aprendido por aquel maestro de la retórica, lo realmente heroico se concibe elegiendo el camino menos transitado de los dos.

Deseadme suerte.

3 may. 2012

Presunción de inocencia

Anoche conté distintas horas
queriendo divagar como un adulto.

Aun así, después de imaginar
un digno cataclismo en nuestra historia,
complací las demandas del león
abriendo mi paisaje en sus entrañas.

Primer indicio hacia el perdón

Pese a lo poderosa que pueda resultar la falacia del rencor, esta siempre termina por debilitarnos. Pues al urdir una y otra vez la silenciosa venganza que ajusticie a los que tanto daño hicieron en nosotros (los mismos que tanto amábamos), solemos descuidar equivocadamente el flanco de la semejanza.

Entendamos por esto que cuando nuestros verdugos, en cualquier proyección mental, aparecen justamente acusados, juzgados y castigados por el sufrimiento ocasionado, el daño que podamos haber causado nosotros por esa o cualquier otra causa, será siempre igualmente compensado en cualquier representación moral que nuestro inconsciente lleve a cabo para liberarnos.


Nota del autor: En cualquier caso, esta noción de justicia es muy primaria. Lógica, sí. Pero al mismo tiempo, podría considerarse otra interpretación de la la ley del Talión, que viene a ser el único entendimiento que tienen de la cuestión los niños y -supongamos por esta vez- los que hemos padecido de algún tipo de regresión hacia la infancia por causas ajenas a nuestra voluntad...

(Ahora bien, también podemos considerar a los infantes como sabios puros... Cosa que me daría la razón a un nivel ciertamente surrealista).