28 feb. 2012

Delirium Tremens

Querido Rimbaud:

Si, como tú dices, el alcohol es el tercer ojo del poeta, un servidor debe haberse quedado ciego de tanto mirar y mirar al infinito.

27 feb. 2012

De juegos ideales

De niño inventé, padre,
un reino que ampliaba tu medida.

En él eras terriblemente alto,
bueno, paciente y entregado
hacia nosotros, los ausentes familiares.

Tenías en mi reino
rostro de poeta
y manos de humanista
consagrado.

Ahora bien, asumamos,
padre mío, amantísimo padre,
que tiempo ha te fuiste.

Aquel niño toma a diario
una medicación que contrarresta
solo con tres o cuatro cafés diarios.

Y de ese reino solo queda
el recuerdo de un hombre
que prefería gritarle a su hijo que saliera,
en lugar de llevarle a jugar acompañado.

Introspección

De la mente ajena solo sé que es mejor no jugar a comprenderla. Siendo un psicólogo frustrado disfrazado de artista o un artista embebido entre luces extrañas, esta aseveración debería ser lo suficientemente clara como para neutralizar cualquier esperanza de sanar de una vez a los que amo.

Puede así inspirarme compasión, impotencia, incluso perplejidad el sufrimiento de los más cercanos. Pero por más que juegue a desenmarañar con ellos la complejidad de cualquier drama, nunca sentiré ese peso que algunos de mis allegados cargan. Tan seguro estoy de esto, como de que nadie asumirá como propia la oscuridad intrínseca de mi alma. Ni falta que hace. Esa tesitura solo conduciría al desastre.

De mi mente solo sé que es un recinto donde la soledad comienza o acaba a través de la constante comunión conmigo mismo.

24 feb. 2012

Complacencia

Mira: esta vía abandonada 
prosigue hasta la felicidad.

Una carretera de segmentos anchos,  
frecuentada solo 
por conductores audaces
y jóvenes autoestopistas solitarias.

Miles de kilómetros
dividen esta desnudez
y la única soberanía necesaria,
la misma que debería ejercer siempre
sobre sí mismo el yo.

A partir de aquí,
no intentes educar al buen salvaje
que redime tu experiencia con su ejemplo.

Pues, para complacer a tus deudores,
tendrías que realizar tu expedición
en dirección contraria.



Estudios éticos

- ¿Hiciste ya examen de conciencia?
- Sí...
- ¿Y qué sacaste?
- Una paranoia del copón.

Damas y Caballeros

Este viejo resentimiento hacia lo femenino tiene muchas notas amargas. La más grave es aquella que advierte que todo el mal que una mujer le hace a un hombre, pudo darse mucho antes del mismo modo desde otro hombre hacia esa misma mujer. Y aún podría darse otra vez en sentido contrario.
 
Yo, por mi parte, sigo tratando de recomenzar a diario buscando la opción más concreta: la que hace de toda mujer la persona que es, no la que podría ser si estuviera presionada por las mismas circunstancias que atribulaban a la que arrojó contra mí la primera piedra.

23 feb. 2012

flash-back

Al final del pasillo,
un joven de aire ausente
rarifica la ocasión del silencio.

Camina.
Fuma.
Va, viene.

Se transporta hacia dentro
fingiendo conversar tercamente
en compañía del sueño.

No alcanza el joven
a formar el hogar necesario
rehaciendo la presión de estos muros,
ni sopesando los miedos que emana.

Ante todo lo inquieta
la posibilidad de perder el control,
de caer como perro en la rabia.

Poco importa
que otras mentes más lúcidas
compartan su antiquísima causa.

21 feb. 2012

De por qué desconfiar de la gente refinada

Aún cabe suponer que educación y empatía sean cosas distintas, por no decir totalmente opuestas. 
 
Si observamos la primera desde la perspectiva del aprendizaje, no debería ser especialmente complicado llegar a la conclusión de que la educación es las más de las veces la simple fórmula que solo garantiza la expresión de un respeto de acento rancio e improbable.

La empatía, no obstante, se basa en la respuesta emocional "directa"contextualizada en el entorno afectivo. Esta expresión asertiva, pese a darse casi siempre bajo las directivas de la intención consciente, solo puede producirse en el marco de la espontaneidad, cualidad directamente relacionada con el magma de las emociones que rompen libremente la presión social para dar lugar a cierta concepción arquetípica de lo genuino.

De ahí que la mayoría de los psicópatas sean, según sus allegados del telediario, gente "normal", "respetuosa" o incluso "encantadora"; mientras que las personas de buen corazón tengan las más de las veces ese deje vulgar que suele emanar de la falta de previsión concerniente a las reacciones del entorno.

18 feb. 2012

Semilla

Sí, amor, jueces mezquinos.

Aquí, allá, en Madrid,
Bogotá o Indonesia.

Y en nosotros también, recuerda.
También en nosotros.

Cedemos nuestra libertad
si encerramos riendo,
bebiendo o pensando en exceso,
el valor que cualquier semejante
evade al negar su propia flaqueza.

Pero hay diferencias.

A saber: tenemos uñas y dientes,
opción, vergüenza y aquellas heridas
que harían aullar a las bestias.




15 feb. 2012

Desnudo

Solo al avergonzarme
de mi imperfecto desnudo,
nos ardió la luna, indemne.

Recordé así lámparas y edades.

Solo al avergonzarme
frente a su leal ternura.

12 feb. 2012

Por qué otra tierra

Demostrar, soñando tú en la rueda,
la fuerza que destilan los salvajes
bebiéndose el absurdo a la intemperie.

Febril empeño del que fuera.

De torvas convicciones,
a ratos enemigo del hogar
o dueño imprevisible en la marea:
quería demostrarte a ti, padre,
eterno navegante vagabundo,
que yo también podía prescindir
de toda permanencia, y encallar
allí donde la niebla nos consuela.

De tal error nacía mi vergüenza.



Cada cual ve...

Realidad es todo lo que no quieres ver.

7 feb. 2012

Poema adolescente

Insensible también a tu nombre.
Y como cualquier ave ardiente,
insensible a la noche.

Insensible, sí,
pero mírame ahora.

Amor, mírame bien:
yo jamás admití tras el duelo,
en mitad de ese frágil relato del día,
el gran cometido
que ya solo concierne
a los que niegan su sitio en la escena.

Hasta que no enfrenté mi conciencia
al frío proceder de mis iguales,
jamás abarqué la intensa medida del aire.