3 ago. 2012

Incorregible

Desisto. No está en mi mano evitar mi propia torpeza.

No hay comentarios: