15 ago. 2012

Amoraleja


Sigue, amor, pues aún no sé
si a veces bueno o también malo.

Porque, en serio, dime:

¿cómo equilibrar tu salto breve,
la leal constancia o tu camisa vieja?

Además,

ando siempre solo y ocupado
juzgándome a mí mismo,
intentando ser mejor que antes
para que absuelvas los desmanes
que cometo al encontrarte.

Por tanto, insiste siempre, amor, sigue...


Actúa por encima de mis actos,

prueba toda vez que existes
feliz sobre la piedra, atento pese al rayo.

No hay comentarios: