29 jul. 2012

Pudor

La única manera de que nadie se diera cuenta de lo que le pasaba, hubiera sido quedarse encerrado en casa dos o tres años, sin tirar siquiera del teléfono.

No hay comentarios: