4 jul. 2011

Recordatorio urgente

Lo digo para no olvidarme:

sembrar luz cada día,

compartir,

siempre y con quien sea,

el color, la expectación, el agua:

la diaria plenitud

unida fácilmente a la palabra.


Sembrar, y recoger luego si la noche

no ampara más lugar en sus abrazos.


El único secreto es ese,

la única ciencia concebida

en bien de los que huyen.


Lo digo para no olvidarme,

para que nunca olvide mi enemigo

que yo también soy alguien.

No hay comentarios: