26 mar. 2006


Nueva obra. Aún no sé si está del todo terminada... Puede que todavía le hagan falta algunos retoques, definir un poco más los detalles, etc. La idea, según los que ya la han visto en primer termino, resulta un tanto diferente a casi todo lo anterior, sobre todo en lo tocante al estilo. A mí, personalmente, me recuerda a aquel primer cuadro que pinté para regalarlo en la charla, un lienzo bastante grande, en el que se veían dos mujeres desnudas sentadas en posturas opuestas, fumando un cigarrillo con un fondo que era casi una vidriera. L@s que no hayan visto aquel se pueden detener en este, suponiendo, claro, que quieran adentrarse en otra de las cavidades oscuras de la modernidad más ambigua.

20 mar. 2006

Escribo para mi desgracia
acerca de la invariable violación del sueño.
Trato de perpetrar crímenes solemnes,
tales como: despertar a mitad del camino
que une y divide al ojo ante la luz.
Mi realidad es casí mía,
arbitrio de humo en inconexas esquinas
que de forma inevitable sucede al desorden
igual que al desconocimiento puro
sucede casi siempre una razón para sentir.
Manejo cabalmente este arte:
es inútil conducirse por la sangre
mientras un solo reloj se detenga
en la hora justa de despertar o marcharse.

No se obstinen en desacreditarme:
todo lo que sé es desnudarme
en lugares en que la sombra esconde para nadie
la mala fortuna de no saber mentir.


Aquí tien un detalle del cuadro que se ve un poco más abajo. Creo que así se aprecian mejor los matices del cuerpo, la cara y el pelo. Es curioso, pero, al verlo con más detalle, la impresión cambia a mejor. O por lo menos a mí me lo parece. En esta imagen la figura parece estar dando brazadas en el vacio, es casi como si no quisiera despertar nunca, como si su lugar fuera precisamente ese, ese rincón de abandono en el que todos desistimos de nosotros mismos para dar lugar a un escondite...

15 mar. 2006

Se trata, creo, de una obra más bien expresionista. Lo que no me queda tan claro es el sentido que pueda tener la imagen, suponiendo que tenga alguno. Podría tratarse de algún fantasma del inconsciente, pero siendo más superficiales, en un principio tan sólo traté de captar la luz de la luna. El resto del cuadro podría ser circunstancial, aunque la sombra y la ventana tengan tal vez un significado poderoso dentro de cualquier simbología. Y si prescindimos de dichas imágenes nos queda algo de corte demasiado simplista. Por tanto, insto al espectador a buscar lo que guste, a fín de no dejar a esta obra huérfana de significado.
Aqui lo tienen... lo último de lo último. Colores puros que buscan captar la sensualidad del momento, pinceladas vertiginosas y un cierto regusto a capricho, a movimientos azarosos que parecen conducir a algún límite rebasado. Esta pintura pudo ser de muchas otras maneras, pudo quedar en un borrón sobre el lienzo (sí... y entonces yo hablaría de posmodernismo) pero, por causas que no terminan de esclarecerse, el resultado final es este. Una bella señorita cayendo en algo que parece una cama o un sueño profundo. Se abandona... Y el abandonarse parece ser su único juego: su realidad tangible es el olvido
Espero que les guste.
Buenas... Mi nombre es Diego, Diego Mille Notario. Aunque si estás viendo está pág, lo más probable es que ya me conozcas. Si no es así, debe de ser que todavía no me hago a la idea de que alguien haya recurrido al azar, o al comentario curioso, a fin de acercarse a este espacio... Si es así, si nunca nos hemos visto antes, sé bienvenido. Espero que nada de esto te defraude como a mí me defraudó el ojo hambriento de mi enemigo. Disfruta cuanto puedas, desvalija a conciencia los rincones perdidos de este diario y sé tú quien se entretenga con los restos del naufragio. Pero recuerda siempre que esto es tierra de nadie...